Los desechables no son malos

¿Estamos preparadas para esta conversación? Hablemos sobre tampones, toallas, esponjas y discos desechables.


Desde hace tiempo quiero escribir sobre este tema, porque siempre genera un par de polémicas en nuestra comunidad. Y es que parece que nuestra admiración hacia la copa menstrual nos borra un poquito de la mente el contexto en el que viven millones de mujeres y las diferentes necesidades que existen.

¿Qué tiene que ver la copa en todo esto? Gracias a la copa menstrual, reutilizamos hasta por 10 años un solo producto de higiene menstrual, ahorramos muchísimo dinero porque justamente evitamos comprar mes con mes otros artículos de ésta índole, además del impacto personal que tiene en nosotras y nuestro ciclo menstrual. Sería lógico entonces, que todas usemos copas menstruales o una alternativa reusable que se acerque a ese impacto ecológico... Por el contrario, los tampones y toallas desechables se comienzan a percibir como artículos dañinos para la salud y muy contaminantes para nuestro planeta.


Entonces es lógico para muchas, comenzar algo parecido a una "campaña de rechazo" hacia estos productos, pero estoy aquí para platicarte porque es importante no hacerlo.


Comencemos con datos reales sobre los artículos reusables:


El uso de artículos reusables como lo es la copa menstrual, disco menstrual, calzón, esponja, toallas de tela, entre otros que tal vez se me escapen, requieren de agua potable para su adecuada desinfección/esterilización y enjuague. También se requiere agua para mantener las áreas de higiene limpias y saneadas, para lavarnos las manos antes y después de ir al baño.


Según el Infobae, 10.5 millones de familias mexicanas padecen falta de agua potable, en otras palabras, 1 de cada 3 hogares no recibe agua diario. También las mujeres privadas de su libertad o en situación de calle viven en situaciones precarias sin acceso diario a este recurso.


El uso de artículos de gestión menstrual requiere de previo conocimiento y aprendizaje, éste no se ofrece de forma integral a toda la población, por lo que existe mucha desinformación o ignorancia sobre el tema. Tanto así que podemos encontrarnos personas que recomiendan de forma equivocada un artículo o el uso de éste, poniendo en riesgo la salud de las usuarias, incluso nos vamos a encontrar personas que desconocen en su totalidad la existencia de los distintos productos creados para la salud menstrual. Por ejemplo, el fabricar toallas de tela requiere de conocimiento y educación, aún cuando se consideren de uso sencillo y convencional.


También es un factor importante el acceso a estos artículos, en México no existe una disposición de las autoridades por permitir el acceso a las copas y discos menstruales. Gracias a su alerta sanitaria en contra de estos artículos, es complicado para las mujeres acceder a estos, muy pocas copas se pueden encontrar en establecimientos y supermercados (y estos no distribuyen a todo el país). Otro punto importante es que en su mayoría se requiere de una inversión más alta a corto plazo, las personas interesadas en productos higiene menstrual reusables, por lo regular requieren "ahorrar un poco" y asesorarse bien antes de hacer su compra.


¿Entonces cuál debe ser una postura comprensiva pero responsable?


En cada transmisión de asesoría que sacan el tema les digo lo mismo, el problema principal con los desechables (incluso todo tipo de desechables, no solo de higiene menstrual) es el consumo excesivo que tenemos hacia ellos. En vez de considerarlos "productos de emergencia" los adoptamos como consumo cotidiano.


La existencia de artículos desechables son ideales bajo ciertas circunstancias, te pongo algunas como ejemplo:


  • Por el simple hecho de no tener acceso al agua en ese momento y requerir artículos saneados y listos para su uso.

  • Por estar en proceso de educación y asesoría menstrual y sexual.

  • Porque ha sucedido un imprevisto y no llevas contigo tu artículo reusable o sus elementos para su correcta sanitación.

  • Por que requieres "ahorrar" un poco antes de hacer una compra más grande, ya que los desechables son a un precio accesible en un uso inmediato (aunque a largo plazo salen mucho más caros que los artículos reusables).

En ese último, hago mucho énfasis en los discos menstruales desechables, ya que una sola caja con un valor menor a los $300.00, cuenta con 4 discos listos para usarse y cada disco se puede reusar durante todo un ciclo, por lo que una caja puede cubrir cuatro meses de gestión menstrual y en ese tiempo recaudar lo suficiente para tu producto reusable ideal.


Si nuestro conflicto es que se genera mucha contaminación por el consumo desmesurado de estos artículos, podemos fomentar e informar sobre otras alternativas reusables, pero es importante entender y empatizar el contexto en el que vive cada una.


¿Los desechables están bien así como están o que podemos aportar al tema?


Este dato no lo saben muchas mujeres por el monopolio que existe en nuestro país, ¡pero hay muchísima variedad de desechables! Lo que pasa es que no todos llegan a nuestras manos. Existe una gran variedad artículos con materiales orgánicos, con empaque sostenible y responsable, de bajo costo, entre otros factores.


Podemos usar nuestra opinión para presionar a las empresas que conocemos a mejorar en estos aspectos, a innovar tanto en sus productos como sus empaques para ser más responsables con el medio ambiente.


Presionar también a las dependencias de gobierno encargadas de regular estas cuestiones, para exigir mejoras en la educación sexual integral, en el acceso a más artículos de higiene menstrual, en eliminar el IVA injustificado sobre artículos menstruales (oh si, ese es un tema ya de por sí muy amplio, te recomiendo leer nuestra campaña #MenstruarNoEsUnLujo)



En resumen


Los desechables pueden sacar de un apuro a miles de mujeres, pero debemos cambiar la mentalidad que existe respecto a ellos, no para aborrecerlos sino para considerarlos productos de emergencia o de necesidad específica.


Antes de juzgar, criticar o cuestionar el consumo de otra mujer, (si lo que realmente te importa es su salud o el medio ambiente) primero entendamos el contexto y situación en la que se encuentra y apoyemos de una forma más asertiva y específica.



Si te gustó este artículo ayúdanos compartiéndolo en tus redes sociales




185 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo